¿Es mejor el Crossfit o el GAP?

Los levantamientos propios de la halterofília no suelen formar parte de una sesión de GAP.

Algunos iniciados en Crossfit que habían probado antes otros entrenamientos del mundo del fitness se interrogan sobre las diferencias entre las propuestas convencionales y el Crossfit. Hoy vamos a revisar en qué se parecen y en que no el GAP y el Crossfit.

El GAP, según sus siglas, sería un sistema de entrenamiento focalizado en tonificar glúteos, abdominales y piernas.

Tiene beneficios asociados, por supuesto, como serían la quema de grasas o una cierta ganancia de fuerza resistencia, pero el objetivo es uno y solo uno. Suele consistir en sesiones de 30 a 45 minutos con intensidad alta o medio-alta, según el nivel, de ahí la quema de grasa y los beneficios de fuerza resistencia, y habitualmente se realizan ejercicios con el propio peso corporal y algún material adicional, como gomas, steps o balones medicinales.

Como sucede en las disciplinas de fitness actuales, como el Body Pump o el Body Combat (y sus sucedáneos), los instructores tienen un cierto margen para cambiar las sesiones contínuamente con nuevos movimientos.

La influencia del entrenamiento funcional y el crossfit es indudable aquí: las sesiones de GAP de hace cinco años apenas contaban una docena de movimientos, mientras que en la actualidad el horizonte es casi infinito. En una sesión de GAP es posible hacer sentadillas asimétricas (con un pie más elevado que el otro, por ejemplo en un step), luego skipping con resistencia (correr a alta frecuencia elevando las rodillas al máximo) y terminar haciendo 10 abdominales distintas con fitball.

Las diferencias, en resumen, serían las siguientes:

  1. En una sesión de GAP solemos tener el acompañamiento de la música y trabajamos ante un espejo, mientras que en un box es raro oir alguna canción o ver algo más que los aparatos y algun lema motivador pintado.
  2. En GAP trabajamos al son de lo que marca el monitor, todos juntos, mientras que en el Crossfit el entrenador da las instrucciones de ejercicios y cada deportista ejecuta el trabajo a su ritmo. Preciso: a su máximo ritmo.
  3. El GAP suele contemplar un número de movimientos mayor, tantos como imagine el instructor: bailes, desplazamientos, repeticiones, movimientos de rango corto, etc. El Crossfit puede ser muy amplio, pero si paramos a mirar los WODs que se ejecutan en los boxes, los instructores controlan un abanico de movimientos limitado*.
  4. No hay competición en el GAP, y en cambio sí en el Crossfit, sea contra uno mismo, sea contra los compañeros.
  5. Los beneficios físicos del Crossfit son más variados y amplios: el GAP apenas trabaja la fuerza máxima, la elasticidad o la potencia, por ejemplo.

*Si lo comparamos con el océano de posibilidades que ofrece el entrenamiento funcional, ojo. Si lo creen necesario, podemos explorar este tema en próximos post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>